jueves, 11 de junio de 2009

Saya no Uta

Soy muy fanático de Lovecraft y los Mitos de Cthulhu. Un completo fanboy, en realidad. Incluso pienso escribir sobre Cthulhu y videojuegos en algún momento. En general cualquier pequeña referencia a los Mythos o diminuto toque lovecraftiano me vendé cualquier película o juego. Así que haberme cruzado con el Saya no Uta fue muy bueno.

Es una novela visual que me encontré revisando la Visual Novel Database, una suerte de IMDB de novelas visuales. Vi que era de las que mejores puntuaciones tiene, y al ver los screenshots y la sinopsis decidí que tenía que jugarlo.

La historia comienza unos meses después de que el estudiante Sakisaka Fuminori sufriera un accidente, que mata a sus padres y lo deja en estado crítico. Cuando vuelve a la conciencia, luego de una neurocirugía, su percepción está alterada. El cuarto de hospital está cubierto de carne y entrañas, y la gente luce como montones de carne y órganos purulentos, y todo lo demás está en esas mismas lineas. Logra esconder su problema, pero su cordura empieza a ser afectada. Una noche mientras considera sus posibilidades para suicidarse, conoce a una chica llamad Saya, que ve como una persona común, la única que ve así. En ella logra encontrar el soporte que necesita para seguir viviendo rodeado de esos horrores.

Cuando el juego empieza, él ya está fuera del hospital, esforzándose por disimular su situación. La historia gira alrededor de Fuminori y su cordura, de la gente que lo rodea y que lo conocía desde antes del accidente, y como actúan frente a la transformación de su amigo, y las cosas que se dan cuando ambas cosas chocan. Algunas partes son contadas en primera persona por Fuminori, otras tienen un narrador en tercera persona. Suma mucho el poder ver las cosas desde ambos puntos de vista. Las cosas que se ven desde el punto de vista Fuminori y las que se ven normalmente muestran el contraste entre ambos perspectivas, y crean una cierta alienación en el jugador al tiempo que muestra la que sufren los mismos personajes. Además de que puede hacerlo dudar sobre que personajes apoyar. O sea, Fuminori y Saya son los protagonistas, pero cualquier jugador no va a tardar mucho en ver que no hay nada bueno por ese camino, y puede dudar sobre que sería realmente un buen y un mal final, dadas las circunstancias. También se notan en esas decisiones las intenciones de los creadores respecto como debe el jugador percibir ciertos elementos, ya que algunas cosas solo se muestran en uno de los dos. El juego tiene un buen toque lovecraftiano a lo largo de toda la historia, y ver como todos los integrantes de la historia se encuentra en un espiral descendente hacía la locura es una gran parte de eso. Hay otros elementos lovecraftianos e incluso alguna referencia directa a los Mythos, pero explicar todo eso ya sería meterme en spoilers.

Gráficamente el juego es muy bueno con un estilo bastante propio para los personajes y los fondos dibujados, hay algunos fondos hechos en 3d. Es corto, dura unas cuatro horas la primer partida, considerando que uno no relea todo el juegos para conseguir los dos finales que le falten (hay tres en total), no llega las seis horas. Estoy feliz de haberlo jugado, mostró como equivocado el pesimismo que había expresado contra las novelas visuales en el post del Yume Miru Kusuri, que viendo en retrospectiva era al menos parcialmente injustificado. De hecho, el Saya no Uta no tiene nada que envidiarle. La narración y los personajes están excelentemente logrados, y es buena la variación del típico ambiente estudiantil, y que lo cambie por nada menos que un estilo lovecraftiano es grandioso, en especial para los que nos gusta tanto.

PD.: No está editado en inglés, pero por suerte unos fans hicieron un patch de traducción, que puede bajarse en este link.

2 comentarios:

Estúpido como un zorro dijo...

Muy interesante. Espero con ganas un post de Lovecraft. El x-com terror from the deep deber ser el más obvio con menciones a los mitos. Saludos.

Krakatoa dijo...

gracias a vos lo jugue.
realmente fue muy groso. voy a seguir viendo tu blog.